DISCOS

NACIENTE


Grabado, mezclado y masterizado por Mario Sobrino entre los años 2012, 2013 y 2014 en los estudios del Nuevo Mundo – Melopea discos (Bs. As.).
Siempre y eternamente es el día de hoy…- y el día de mañana será un hoy, la eternidad es el estado de las cosas en este momento. (La Hora de la Estrella – Clarice Lispector, 1977).
Dedicado A la memoria de mis padres, José y Marisa (Siempre).
A Luis Alberto Spinetta. A Gustavo Cerati.
Y a mi hijo LEO.

NAKAZATO


El nombre de su segundo material discográfico no deja lugar a dudas sobre la autoría y esencias musicales. Nakazato es producto del esfuerzo y reconocimiento. Su materialización fue posible gracias al 1° Premio en Interpretación Musical otorgado por la Fundación Octubre (Bs. As.). Melopea Discos, propiedad de Litto Nebbia, abría sus puertas a la fusión de poesías, melodías y aspiraciones artísticas de Gastón.

Músicos partícipes:
Cacho Bernal (batería – percusión)
Guillermo Ibarra (bajo – contrabajo)
Leandro Yahni (teclados)
Lucio de los Santos (flautas)
Melina Pacios (percusión)
Andrés Beeuwsaert (pianos – sinte)
Mario Sobrino (percusión)
Mauricio Jost (bandoneón)

Grabado, mezclado y masterizado por Mario Sobrino en los estudios del Nuevo Mundo
Producido por MELOPEA Discos y Fundación Octubre
Buenos Aires. Argentina / 2006

Canciones

1. Iluminarás
2. Febrero
3. De otoño y sol
4. Al hombre
5. Anoche
6. Manosunamos
7. Ojos
8. Alar sin volar
9. Hannah
10. Quizá…
11. Orientes eternos
12. Agostina

Iluminarás

Canto sueño un cuento largo y verde tibio sol,
jardín de voces casi que se pierden.
Romance luz, ojos en cruz,
cuerpo carmín que duerme entre mis ecos.

Azalea en flor, ruta del amor.
Cara y ceca,
luna tierna que me espera…
Suenas en la piel,
tremendo rojo amanecer,
despierta en tus orillas.

Porvenir, vegetal,
canto sueño amplio cielo.
Río aquí, hacia el mar.
Arde en mí tu reflejo.
Iluminarás…

Lágrimas cascadas,
lluvia tuya sensible madrugada,
has de mí el barro enredadera.
Crecer al sol,
construir en vos,
saber subir al dios humilde siervo de éste fuego…

Manos de placer,
desentristecer,
una mueca azul rozando gasas lilas.
Paz que al despertar busca el verbo amar,
partes de este ser desborda heridas.
Días que me das,
luminosidad,
claves del enredo de las vidas…

Febrero

Tu vida no es la de un ente
Los entes no laten, no dicen, no besan.
Turbio lenguaje de un río
Que es tan inmenso y durmiente.

Luz inmediata de un centro
que tiembla oscuro y es luna
Mujer de manos azules
Tormenta de alma y acordes.

Llovió y secó mis ojos
Llegó y se hizo Febrero…

De otoño y sol

¿Ves ocasos?
¿Besos, brazos, debajo de otoño y sol?
¿Ves tus ojos?
Sueño y pasto,
párpados que duermen y no están…

Fosforescencias
Peces azules
Párpados que duermen y no están…
Fosforescencias
Nubes innubes
Párpados que duermen y no están…

Al hombre

Al hombre es difícil
hacerle entender,
que el mundo está a punto de quebrase y romper.
El chico está solo mirando hacia el sur,
no hay más barriletes, hoy el carga su cruz.

Un sol transparente por el cual puedo ver
mil ojos de espanto, locura y poder.
Las manos vacías de un niño sin dios
que pide comida y no destrucción.

Anoche

No lo ven oculto bajo el sol?
Llámenlo.
Profundo en su carrusel
de voces rotas que van y que van.

Ya sin dios,
hundido en la sombra de sus pies.
Sin poder estar allí,
lágrima de su razón.

Otra escultura
en ese estanque de almas que duran un instante.
Presas de mentes delirantes
que no soportan los viajes de un viajante

Ojos

Ojos de noche
labios enfermos
la razón gime tanta soledad.
Besos de un loco
que esperan el día
besos de bronce y de ultramar…

Alar sin volar

Volviendo al descanso
te unes al dios
Energía en tu pluma
rabiosa de sol.
Canto al existir
tierra guaraní
alar sin volar
pájaros del fin (este fin).

Volviendo a otras cosas
te olvidas del ser,
Hombre:
la arrogancia cuerda no te deja ver.
Las calles del mar (agua verde azul)
rostros de coral
peces algas
luz de otro mundo.

Retorno al descanso
me alegra vivir
los niños que amo
saberlos sentir.
Mañana reirán ante el devenir
sólo llorarán
cuando en caricias y desde su origen
vayan olvidando, brillando hacia aquí…
(Brillando hacia aquí).

Hannah

Ella vuela y se hace gris
quizás piense:
Las estrellas no estarán tan lejos…
De pronto echa a andar,
de pronto hace llover,
dos lágrimas de hiel sobre sus manos,
y de alguna forma el contacto se hace miel.

Ella huele a incienso azul
y por las noches se la ve jugando entre jazmines.
Tal vez quiera beber su miel,
tal vez desea ser feliz,
revolotear desnuda por el alba,
gritar ahogada en un susurro:
deseo volver a ser.

Ella se hace luz
sueña despierta en su cruz.
Ella no es hada es cristal,
es la perla que embellece el disfraz.
Ella quiere amar
regar margaritas por todo el lugar.
Ella quiere ser
el arco iris que nace después de llover…

Quizá…

Sé del laberinto y hasta del ocaso de mi vida
tiempo en que se resecarán mis huesos
y todo esto será quietud
como el firmamento…
Algo suave y llano,
rayano en lo etéreo y purpúreo.
Hoy… Quizá…

Orientes eternos

Mueve el sol mientras te admiro
ser sin vos ya no tiene sentido.
Dejo caer las palabras
que bañan de savia el camino.

Viene a nacer el enero
decide si quiero o no quiero.
Viene a cantar madrugadas
bajo designios de un hada.

Vuelve a cambiar el destino
vuelo naranja, fragante y altivo.
Vuelvo a pensar crisantemos,
flores radiantes,
orientes eternos…

Agostina

Agostina, supersol,
quiero verte esta mañana.
Son las luces del amor,
son tus ojos coordenadas.
Sonríe…
Son las luces del amor,
son tus ojos coordenadas.

Entre tanto amanecer
pierdo rastros de este cielo.
Las membranas de esta luz,
filamentos de la nada.

Agostina, mar del mar,
Quiero verte esta mañana.
Son las uvas del amor,
son tus ojos coordenadas.
Sonríe…
Son las luces del amor,
Son tus ojos,
Agostina…

INNUBE

Innube (neologismo) es el primer material discográfico que nos acerca al lado más radical del artista: a sus afectos, principios y vivencias cotidianas. Un mundo emocional convertido en palabra y armonía, fundido en ritmos heterogéneos y en alcances vocales, que solo denotan libertad.

Músicos partícipes:
Cacho Bernal (batería)
Daniel González (bajo)
Marissa González (teclados – voces)
Osvaldo de la Fuente (guitarras – producción)
Juan Pico Núñez (bandoneón)
María Bergamaschi (percusión)
Pablo Palleiro (percusión)
Gino Stellmasczuk (batería)
Ricardo Reversat (bajo)
Andrés Beeuwsaert (teclados)

Grabado, mezclado y masterizado por Osvaldo de la Fuente para De la Mente Records
Posadas, Misiones. Argentina / 2004

Canciones

1. Mundo lejos
2. Ángel de magma
3. Me culpa de tanto amor
4. Manosunamos
5. Ausente
6. Abriles alas a la mar
7. Floración
8. Endoluz
9. Muriendo azul

Mundo lejos

Danza
donde la vida comienza.
Magia
que lleva el sol a su otoño.

Mundo lejos, dame ternura.
Todos lloran, piden la luna.
Buscan la fe, detrás del mar
arcos de luz, algo vital.
Música y mar
desde éste sur
vienes del mar hacia éste rumbo.

Dulces, niños tan niños tan puros.
Danza, ronda invisible de viento.

Mundo lejos, dame ternura.
Todos lloran, viviendo figuras.
Buscan la fe detrás del mar,
hay que aprender de la muerte al amar.
Algo de luz, fuerza vital
hay en tu ser, vienes a verme.

Música y mar
desde éste sur.
Vienes del mar, hacia éste rumbo.

“… picture yourself in a boat on a river with tangerine trees and marmalade skies…” (*)

(*) Fragmento de Lucy in the sky with diamonds – Lennon/McCartney – The Beatles).

Ángel de magma

Ángel de magma
guardame el secreto en éste sol.
Antes que el alba,
suelte las palabras, pervierta mi voz.

Lacio destino hay en tu ser,
todo ese ozono azul en tus ojos.
No sos del aire, ni sos del mar,
vos sos la luna que sangra en este gran río de sal.

Hoy soy esclavo y arlequín,
sangran mis labios, beso el marfil.
Hice una herida bajo tu piel,
que bebe lava y expira miel.

Buscas mañanas para crecer,
me das tu abrazo hoy.
Ángel de magma, tierna y real,
todo mi amor está en tus manos.

Buscas mañanas para crecer,
me das tu abrazo hoy.
Ángel de magma, luna de ayer,
desde tus sueños amaneces.

Me culpa’ de tanto amor

Me culpa’ de tanto amor
yo tan solo espero.
Se ha ido mi corazón
llorando pal extranjero.

Ha cruzado todo el mar
buscando su tierra madre.
Por siempre yo la amaré,
su amor se quema en mi sangre.

Uhhh How deep your love…

Es una niña es una perla y es de cristal,
baila empapada en lluvia.
Ella es misterio, mil recuerdos y soledad,
bebe llantos de luna.

Uhhh How deep your love…

Ayy me culpa, me culpa, me culpa, no…

Manosunamos

No es que te suena idéntico en ésta vaga estela de nada.
No es que te suene a mañana, no es que te suene a mañana.
No es que te hable de amor, no es que nada me importe.
Pasión del bosque, pasión del bosque.

Madera guitarra es en las manos
hermanas manos
tierra las manos
negras las manos.
Madera guitarra es en las manos
hermanas manos
tierra las manos
tambores manos.

No es que te suene a idéntico, en ésta vaga estela de nada.
No es que te suene a mañana, no es que te suene a mañana.
No es que te hable de amor, no es que nada me importe.
Pasión del bosque, pasión del bosque.

Madera guitarra es en las manos
hermanas manos
negras las manos
unamos manos.
Madera guitarra es en las manos
tambores manos
negras las manos
hermanas manos
unamos manos
humanas manos
humanos manos
manosunamos …

Ausente

Veo los mares paganos,
y la tristeza arraigada a los años.
Veo secretos en aquél cielo
que hoy nos resulta lejano.

Veo las noches sin luna,
los sueños que ya se fueron.
veo el dolor que perdura,
tus ojos ciegos de fuego.

Cuánto tiempo más pasará
para que mi alma quieras tomar.
Y así poder ver las cosas,
ausente, desde otro lugar.

Yo vuelvo cada noche,
y me refugio en recuerdos.
Por verte otra vez con vida,
renunciaría a la mía.

Abriles alas a la mar

Viste, las noches se marchan
perfumando abriles se irán.
Libres, brisas tornasoles,
devolviendo encantos
alas a la mar…

Alas libélulas lilas
que al amar aman almas…

Floración

Ahí va el sol,
fuego y dios,
a través del espacio del color.

De tu ser, vida al fin.
Crece en vos, un embrión de alma y luz.

Crisálida de amor,
suave floración en vos.

Agua y pan,
en tu hogar.
Tu voz reina ése mundo virginal.

Jardín de espejos
en donde dormís,
mañana en el éter,
la vida te hará feliz.

Crisálida de amor,
suave floración en vos.

Endoluz

Cuando en el umbral te ví reír
y supe de vos y el aroma.
Bajo un tibio sol divisé la endoluz,
ese mar de dios que se nutre de aurora.

Flecha de emoción, damisela del ser,
dime la razón de tus alas violetas.
Dime adónde ir y en qué flor buscar,
dime la razón de tu huella en el pasto.
De tu huella en el pasto…

Vengo de otro azul a beber tu miel,
busco la razón de esta nueva tormenta.
Dime adonde ir y en qué flor buscar,
dime la razón de tu huella en el pasto.
De tu huella en el pasto… de tu huella en el pasto…

Muriendo azul

Expiró una gota el cielo,
de humo y fin
desgarró su vuelo.
Revoloteó,
ínfima forma de alma.
Desnuda y gris,
seca de vida y sin alas.

Aspiró una breve luna,
de agua y pan,
primavera y bruma.
Resurrección.
La voz de un eco en el aire.
Desilusión.
Exprime la muerte su sangre.

Sin nada más que dar,
se fue muriendo azul.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.